Janner Ortega

Janner Ortega

EMPRENDEDOR

¡Hola, para mi es un placer saludarte!

Si estás aquí es porque te interesa saber quién es Janner Ortega. Pues bien, ahora podrás conocer un poco mas acerca de mi.

Soy Profesional en Negocios Internacionales, egresado de la Universidad Santo Tomás. Pero actualmente no ejerzo mi carrera, pues creo que me incliné un poco más por el turismo, y los viajes, que por la política y las relaciones internacionales.

Sin embargo, creo que es una de las mejores carreras que alguien puede estudiar, y lo digo porque permite conocer y entender el funcionamiento y el orden mundial.

Bueno, sin mas cháchara, comencemos.

Antes de salir de la universidad, por allá en el año 2015, tuve mi primera experiencia como empleado. Pues fui uno de los seleccionados para conformar un grupo de profesores practicantes que apoyaría el programa del Minagricultura de capacitación a la población vulnerable.

Este proyecto estaba liderado por la Fundación General de la Universidad de Salamanca en España, la cual nos contrató como profesores «primíparos».

Esta fue una experiencia maravillosa, pues debíamos enseñar a muchas personas en estado de vulnerabilidad sobre formulación, gestión y evaluación de proyectos.

En este proceso pudimos conocer realmente cuál era la situación actual del país (Colombia) con respecto al abandono estatal y la falta de oportunidades.

Sin embargo, creo que logramos sembrar esa semilla del emprendimiento en muchas personas que recibieron nuestra ayuda.

Y hasta aquí, yo ya había tenido mi experiencia como emprendedor, de hecho, ya había quebrado unas dos o tres veces.

Recuerdo que desde niño empecé a vender películas piratas en la papelería de mi mamá, hasta que nos cayó la DIAN y tuvimo que retirar la estantería con las películas jajaja.

Después, en mi último año de colegio, me asocié con un muy buen amigo y creamos una «micro-comercializadora» de pollo semicriollo. Realmente no tenía nombre ni marca, pero lográbamos vender toda la producción a amigos y familiares.

Hasta que me fui a estudiar a la universidad.

Luego de haber fracasado como emprendedor y dar clases a población vulnerable, me gradué como Profesional en Negocios Internacionales. Todo chévere hasta aquí.

El martirio inició cuando salí al mercado laboral a buscar trabajo, y como todo en este país es jodido, pues ¿adivinen qué pasó?

Efectivamente, no conseguí trabajo.

Pero como dice un viejo amigo “nada de nervios”, así que tomé una parte de mis ahorros y cumplí uno de mis sueños desde que estaba en primer semestre en la U. Que muy seguramente sea el sueño de muchos universitarios.

Monté un Café Bar.

Y aquí inicia otra de mis historias de emprendimiento, ésta no tan fracasada como las anteriores jajaja.

En un pueblito, muy turístico, donde me crie y crecí con mis amigos, abrí el famoso Café Bar. Éste se llamaba La Bagatela, de hecho, aún se llama así.

Y estoy hablando en pasado porque ya no soy el dueño de este famoso lugar en la Villa de Guaduas.

Retomando con el tema. Abrir este bar fue uno de mis tantos sueños cumplidos y logré hacerlo un año después de graduarme como profesional y estar buscando trabajo en mi sector.

Y como dice Sir Richard Branson, “a la mierda, hagámoslo” pues eso mismo hice y arranqué con un negocio totalmente nuevo en el pueblo. Un café bar rústico con temática histórica.

Desde el primer momento hasta la fecha en que vendí La Bagatela, fue un negocio de éxito, en el que logramos tener varios colaboradores trabajando en un solo día, a pesar de que el aforo total del sitio era de aproximadamente 50 personas.